Esta es la razón por la que nos piden que sigamos respirando

25 de octubre de 2016
Es extraño que algo que por lo general viene de forma natural, sin ningún pensamiento, cambia cuando hacemos ejercicio. De repente, tenemos que prestar atención a la realidad de este proceso natural y asegurarnos de que lo estamos haciendo correctamente.

Estamos hablando de la respiración.

Respiramos más de 20.000 veces al día. Pero una vez que empezamos a ejercitar, nuestros cerebros toman nota de que hay un aumento de monóxido de carbono y ácido láctico en la sangre, que son producto de ejercitar nuestros músculos. Nuestro cerebro le dice a nuestros músculos respiratorios que aumenten la velocidad y la profundidad de nuestra respiración para que liberemos todo el dióxido de carbono extra y entreguemos más oxígeno a los músculos que trabajan. Es por eso que cuanto más trabajes, más difícil será tu respiración.

Y para dar el 100% de vos, necesitás respirar - es por eso que tu profe probablemente te recuerde respirar una docena de veces.

Cuando estamos empleando una gran cantidad de energía, como pegarle a la bolsa con toda su fuerza o hacer pesas con una tonelada de prensas, es común terminar conteniendo la respiración. Este acto se llama la maniobra de Valsalva, que es un esfuerzo espiratorio contra una glotis cerrada (nuestras cuerdas vocales), lo que aumenta la presión en la cavidad torácica provocando una disminución en el retorno de la sangre al corazón y un aumento en la presión arterial. Esto podría causar hernias y dar lugar a una pérdida de la conciencia. Así que recordá inhalar cuando viene el peso y exhalar a medida que disminuye.

Mientras que el Yoga no se considera generalmente una actividad aeróbica, lo hace centrarse mucho en la respiración adecuada. Si podés aprender algunas de las técnicas de respiración, llamado pranayama, podrás cosechar una tonelada de beneficios. Es útil para calmar los nervios, reducir el estrés, ayudar a combatir la fatiga y la hipertensión. Al concentrarte en la respiración, también podés reducir la posibilidad de una lesión, ya que ayuda a controlar los movimientos de nuestro cuerpo.

En general, nuestra respiración es demasiado superficial y demasiado rápida. Estoy seguro de que te han dicho o has dicho a otros, en momentos de estrés, unicamente que "respires". Lo que hay que hacer es respirar desde el diafragma, que es el músculo se encuentra debajo de los pulmones y empujar el vientre y expandir la caja torácica. Solo con inhalar por completo durante unos minutos, puede calmar a tu sistema nervioso. Dale una oportunidad: Inhalá por la nariz durante 3-4 segundos, dale apertura a tus pulmones. Luego, exhalá lentamente por la boca durante 6-8 segundos.

Para los corredores, también es útil para aprender a respirar correctamente. Es una buena idea utilizar 2-3 pasos por inhalación y 2-3 pasos por exhalación. Esto ayudará a que ingrese el oxígeno y salga el dióxido de carbono y así regulará tu ritmo cardíaco para mejorar tu performance.
Importante
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.